¿Las escaleras se pueden cubrir con tarima flotante?

Muchas personas deciden por instalar tarima flotante y muchas veces les surge la duda de que si podrían cubrir las escaleras con tarima flotante y sí que es posible hacerlo. Además de poder hacerse, es muy conveniente realizarlo para que la vivienda guarde la estética y quede homogénea. La tarima flotante es un tipo de suelo que aporta muchas posibilidades para las escaleras de interior.

 

La principal característica que tienen las escaleras con tarima flotante es la continuidad que da a la casa. En este artículo vamos a contarte las ventajas de tener tarima flotante en las escaleras, los tipos que existen y cómo se instala. En Clicktarima te ayudamos a que tus suelos estén perfectos y luzcan increíble.

 

Ventajas de cubrir las escaleras con tarima flotante

Si te encuentras reformando la casa o quieres renovar el suelo, te puedes encontrar con que hay elementos, como las escaleras, que quedan desparejados y la casa no queda uniforme. Llegado a este caso, una opción económica, rápida y sencilla es cubrir la escalera con tarima flotante, la misma que se ha usado para el suelo. El resultado es una unificación total de los elementos del hogar.

 

Cubrir las escaleras con tarima flotante tiene múltiples ventajas como que tu casa tendrá un aspecto elegante y renovado en poco tiempo. Además, se logra la sensación de que la escalera es una prolongación del suelo y de las estancias de la casa.

 

Otra de las grandes ventajas de realizar este trabajo en las escaleras es que la tarima flotante permite una gran absorción del ruido, gracias a esto, subir y bajar las escaleras será algo más silencioso. Además, puedes optar por un modelo de tarima flotante que tenga la superficie rugosa para conseguir un efecto antideslizante, por lo que el riesgo de accidentes es mínimo.

 

Tipos de tarima para escaleras y cómo instalarlo

Debes conocer que todos los fabricantes de tarimas flotantes tienen accesorios específicos para revestir escaleras. Atendiendo a esto, es importante saber que la elección del tipo de tarima flotante que elijas no tiene por qué verse afectado por el hecho de que sea una escalera.

 

En nuestro blog ya te hemos hablado sobre si elegir tarima flotante o parquet, y como te dijimos puedes optar por una tarima flotante laminada, una tarima maciza o un parquet. Ambas opciones son buenas para las escaleras. Y también te contamos cómo instalar un suelo laminado, un proceso sencillo que siempre recomendamos que lo haga un profesional. En el caso de la tarima flotante para las escaleras también puedes instalarlo tú mismo, pero muchas veces ahorrarte el dinero de un profesional puede tener un mal resultado.

 

Antes de instalar una tarima flotante en la escalera hay que ver si realmente es viable hacerlo. La escalera debe de estar bien nivelada, ya que, si no es así, los materiales de la tarima flotante no se adaptan bien a los desniveles que haya. Asimismo, la superficie de la escalera tiene que estar limpia, de esta manera las piezas encajarán y no se despegarán a lo largo del tiempo.

 

La porosidad de la superficie donde va a ir colocada la tarima es fundamental. Cuanto más poroso sea, mejor quedará. Se puede recurrir a tratamientos que aumentan la porosidad para garantizar que la instalación es la correcta.

 

Dentro de la colocación de la tarima flotante en la escalera hay un elemento que es muy importante y se trata del mamperlán. Se trata del canto que se crea entre la parte horizontal donde se posa el pie y la parte vertical, es decir la altura del peldaño. Crear e instalar el mamperlán es un proceso que hay que hacer con mucha precisión para que la tarima flotante se instale perfectamente.

 

Como conclusión podemos decir que cubrir la escalera con la misma tarima flotante que tienes en el suelo es una opción sencilla y asequible. Además, el resultado estético será muy elegante y te sorprenderá.